VI.- PERÍODO DE ADAPTACIÓN EN EDUCACIÓN INFANTIL

La llegada a la escuela por primera vez es, en nuestra vida, un gran reto que todos hemos de afrontar.

Cómo viven nuestros hijos ese cambio nos preocupa a todos los padres. La visión futura que nuestro hijo tendrá de su sociedad depende de cómo supere este paso.

Por ello es de gran importancia, prestar atención desde la familia a este proceso, colaborando con la escuela.

Durante los primeros días de asistencia, el niño/a manifestará muestras de inseguridad y recelo. El espacio es distinto al de su casa y puede llegar a resultarle hostil. Deberá compartir un nuevo adulto con otros niños/as que no conoce. Tendrá que aceptar que sus padres le dejan en el centro educativo, imaginándose que el abandono es definitivo cada día. Tendrá que reconquistar el entorno y además, compartirlo. Por otra parte, el niño no conoce, no controla la espera a nivel sociofamiliar.

En este período la familia puede jugar un papel importante, teniendo en cuenta los siguientes consejos:

  • No atemorizar al niño ante la escolarización con frases negativas, “Cuando vayas al cole te vas a enterar”, o comentarios parecidos.

  • No optimizar demasiado la escolarización con frases “En el cole lo vas a pasar muy bien y vas a hacer lo que quieras”.

  • Intentar ser realistas dándole información correcta “vas a aprender muchas cosas, vas a hacer muchos amigos”...

  • Hacer que previamente adquieran en casa hábitos de autonomía personal como: ir al servicio, recoger sus materiales, comer y beber solo, etc.

  • Asistir a las reuniones organizadas por el tutor para colaborar estrechamente desde el inicio de la escolarización.

  • Colaborar en el horario que se plantee durante el período de adaptación. Procurar siempre ser puntuales.

  • Evitar el absentismo, el niño no debe faltar salvo enfermedad o causa justificada.

  • Colaborar en la compra de materiales escolares que indique el tutor.

  • Intentar transmitirle al niño una imagen positiva tanto del tutor como del Centro.

Por parte del Centro, pondremos todos los mecanismos necesarios para que esta fase se supere sin sufrimientos excesivos ni traumas. Seremos receptivos y no forzaremos un proceso que es fundamental. La observación sistemática del niño/a a lo largo de este período nos proporcionará datos muy valiosos a nivel socioafectivo, cognitivo, lingüístico y motor. La evolución individual como grupal, nos permitirán planificar actividades relacionadas con sus experiencias previas de modo que se realicen aprendizajes realmente significativos.

Este período lo superará el niño/a y sólo él pero nosotros podemos ayudarles.

Los criterios que se seguirán en el Centro a la hora de planificar el período de adaptación serán los siguientes:

  • Los alumnos/as de tres años que se incorporan al Centro durante el mes de septiembre entrarán a las 11 de la mañana coincidiendo con el primer recreo del resto de los alumnos de Educación Infantil, con ello pretendemos que la separación de sus padres sea menos traumática. Estos niños permanecerán hasta las 14 h. al igual que el resto del alumnado del centro. A partir del día 1 de octubre tendrán el mismo horario que el resto de sus compañeros.

  • En caso de matricula numerosa la incorporación de los alumnos/as de estas edades será de forma escalonada en días sucesivos y teniendo en cuanta el orden alfabético.